Las 7 ventajas que diferencian a los niños bilingües de los demás

7 ventajas de la educación bilingüe

¿Estás pensando qué te gustaría que tu hijo sea bilingüe, pero tenés la duda de si vale la pena el esfuerzo? Aprender otro idioma para los niños no es un esfuerzo, así que este es el momento perfecto. 

Los niños de hasta 5 a 7 años aprenden rapidísimo un segundo idioma, porque a esa edad su cerebro es cómo una esponja. Y es más fácil aún si lo hacen jugando y divirtiéndose

Contenido: 

  • ¿Qué significa ser bilingüe? 
  • ¿Por qué los niños aprenden tan rápido otro idioma? 
  • Las 7 ventajas que van a diferenciar a tu hijo bilingüe de los niños monolingües. ¿El bilingüismo tiene desventajas? 
  • Quiero que mi hijo hable más de una lengua, ¿Por dónde empiezo?

¡Ahora sí, empecemos! 

¿Qué significa ser bilingüe? 

Básicamente es: conversar y escribir bien en dos idiomas.

Conlleva a que van a poder ver una película o serie en otro lenguaje que no sea el materno, y van a entender bien, sin la necesidad de utilizar subtítulos. 

Además, van a leer libros o textos en otro idioma sin necesitar buscar la traducción. Es decir, podrían ir a ese país (el de su segunda lengua) y convivir de manera excelente, porque van a captar lo que les dicen y van a saber hacerse comprender. 

¿Sabías que aproximadamente la mitad de la población del mundo habla dos idiomas?. Y algunos son trilingües o plurilingües también. 

¿Por qué los niños aprenden tan rápido otro idioma?

El cerebro de los peques es muy flexible porque todavía no terminó de desarrollarse. Absorben información nueva sin siquiera darse cuenta. 

Te habrá pasado que estabas manteniendo una conversación con otra persona, frente a tu hijo, y parecía que él jugaba sin prestar la mínima atención. Hasta que en otro momento, te quedas boquiabierta al escucharle repetir la conversación cómo si la hubiera grabado con una grabadora. 

Las 7 ventajas que van a diferenciar a tu hijo bilingüe de los niños monolingües.

Llegó el momento que estabas esperando, así que vamos directo al grano y te cuento cuáles son las ventajas

  1. Enfoque sin distracciones. 
  2. Memoria más potente. 
  3. Un cerebro más sano. 
  4. Realizar multitareas. 
  5. Abre las puertas. 
  6. Flexibilidad. 
  7. Creatividad. 

Enfoque sin distracciones:

¿Sabías que cuando un niño (o adulto) bilingüe está hablando, en realidad ambos idiomas están activos? La mente hace un esfuerzo para enfocarse en usar uno solo y suprimir el otro. 

Esto entrena al cerebro a ignorar la información irrelevante o lo que en ese momento no le sirve.

Memoria más potente:

Un peque que aprende dos idiomas a la vez, tiene un cerebro que está memorizando y recordando una cantidad de palabras mucho mayor que un niño monolingüe. 

Y eso no es todo, tiene que organizar esa información de manera distinta, para poder obtener lo guardado en el momento que lo necesite. 

Es por esto que su cerebro está estructurado de una manera totalmente diferente, que además debe ser eficiente, ya que para emplear esa información, tiene que acceder lo más rápido posible y sin esfuerzo.

Un cerebro más sano:

El cerebro también necesita hacer ejercicio. Al hablar más de un idioma, la química del cerebro se altera y la materia gris se vuelve más densa. Hablando claro y conciso, tienen un cerebro más saludable y no solo en la infancia. 

Van a tener una vejez más lúcida y mejor capacidad para combatir el deterioro que causan el Alzheimer y la demencia.

Realizar multitareas:

Hoy en día está de moda “enfocarse” en varias actividades simultáneamente, aunque es un tema para profundizar más adelante, si es algo que conviene hacer o no. 

Lo que va al caso ahora es que, cómo constantemente están cambiando de un idioma a otro, eso también les sirve de práctica para alternar de una actividad a otra más rápidamente.

Abre las puertas:

Hablar dos o más idiomas les da la posibilidad de poder trabajar en y/o con más países, y lo mismo aplica para estudiar. Genera la habilidad para seguir aprendiendo de manera más fácil, otros idiomas. 

(Si te interesa este tema, podés leer el post 4 razones por las que el inglés es importante en la actualidad y cómo te abre la puerta a un mundo de posibilidades). 

Además de contactar con más personas, lo que lleva a más posibilidades de nuevos negocios. Es una inversión a futuro.

Flexibilidad:

Aprenden que a un mismo objeto se lo puede nombrar con más de una sola palabra. Eso disminuye la rigidez a la hora de ver el mundo y les permite ser más flexibles, versátiles y eficaces.

Creatividad:

El idioma y las experiencias con diversas culturas influye en la creatividad. Ayuda a generar múltiples soluciones para una misma situación y a pensar de maneras nuevas (lo que solemos llamar, pensar fuera de la caja o «think outside the box»).

¿El bilingüismo tiene desventajas?

Obviamente, nada en la vida es perfecto. Todo tiene sus pros y contras, aunque en este caso los contras considero que realmente no califican como desventajas reales, así que te cuento y descifra tus propias conclusiones. 

Inventar palabras:

Es cierto, a veces pasa que parece que ambos mundos chocan y se les olvida como decir una palabra. Únicamente les viene a la mente como se dice en el otro idioma y puede pasar que terminen inventando una que otra palabrita. 

De hecho, esto aplica a niños y adultos, incluyendo a las personas que hablan exclusivamente un idioma. A todos en cierto momento, les sucede que no les viene a la mente la palabra que quieren usar y se quedan pensando o inventan alguna palabra.

Entonces, nadie se salva de esto. Además que en estos casos tenemos a nuestro amigo google, a la distancia de un toque, para buscar cuál es la palabra que se quiere expresar.

Un idioma va a ser más fluido que el otro:

A menos que convivan en el día a día con personas con quienes puedan hablar en ambos idiomas, va a ocurrir, que uno de los dos, van a usar mayoritariamente. Por ende, será más fluido. 

Y si te ponés a pensar, a todos nos pasa que somos mejores en una cosa que en otra. Podemos ser buenos en varias, pero en algo destacamos por sobre lo demás. Empezando por el simple hecho de que somos diestros o zurdos (con la excepción por supuesto, de los ambidiestros). 

Así que… acá tampoco se salva nadie de ser mejor en alguna materia, idioma, característica, o habilidad.

Quiero que mi hijo hable más de una lengua, ¿por dónde empiezo?

Lo más importante es no forzar y llevarlo a cabo de manera entretenida. ¿Qué es lo que más les gusta hacer a los niños? Jugar, cantar, que les lean cuentos y estar con nosotras, ¿verdad?. Entonces aprovechemos esos momentos para introducir un segundo idioma.

Pensando en esto, creé materiales didácticos en español e inglés, que me consta que funcionan porque tengo a los mejores jueces y control de calidad. Sí, adivinaste, son mis hijos. Ellos se aseguran de poner a prueba no solo la utilidad y diversión de los productos, sino que también la calidad y la resistencia. 

Así que te espero, para descubrir cuáles de estos productos son los que va a disfrutar tu pequeño.

Quiero conocer los materiales didácticos                         Primero quiero mis recursos gratuitos            

Un abrazo, 

Gaby

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.