Mindfulness para niños – Cultivar la atención plena a través de ejercicios divertidos.

El mindfulness nos ofrece unas herramientas increíbles para desarrollar todo el
potencial de nuestros pequeños y ayudarles en su etapa de aprendizaje.  Acompáñame y aprendamos juntos qué es la atención plena y cómo ponerlo en práctica para divertirnos en
familia.

Tu guía de mindfulness para niños. ¿Empezamos?

Bienvenidos a mi blog. 

Hoy he preparado una guía de mindfulness con mucha ilusión para que aprendamos juntos qué es el mindfulness, cómo aplicarlo con nuestros hijos, sus principales beneficios y algunos ejercicios muy divertidos que podremos practicar con nuestros hijos o con nuestros alumnos.

¿Qué es el mindfulness?

Esta es la primera pregunta qué se nos pasa por la cabeza sin ninguna duda. 

El mindfulness se refiere al acto de prestar atención al momento presente; es decir, prestar atención a lo que ocurre a nuestro alrededor. Podemos prestar atención a lo que estamos escuchando, observando y sintiendo. 

El mindfulness NO consiste en llegar a ningún estado de meditación sobrenatural o en dejar la mente totalmente en blanco. El mindfulness solo consiste en prestar atención. 

Es importante que como mamás o maestras sepamos qué es el mindfulness. Solo de este modo, podremos explicárselo a nuestros hijos o alumnos y sacarle provecho a esta linda práctica.

¿En qué consiste el mindfulness para niños?

Cuando hablamos de mindfulness nos referimos a la práctica de la atención plena. Si buscamos información sobre este tema, encontraremos una gran cantidad de prácticas y ejercicios que podemos realizar. 

Sin embargo, el mindfulness para niños consiste en encontrar una serie de ejercicios sencillos y divertidos para que nuestros pequeños conozcan esta práctica y puedan disfrutar de sus beneficios. 

Estos ejercicios tienen una gran aplicación práctica y sirven, entre otras cosas, para mejorar la autoestima de los niños, controlar los nervios y mejorar su comportamiento ante situaciones de estrés. Además, les ayuda a ser mas conscientes de su entorno y a sentirse más motivados y con más ganas de participar en nuevos retos.

Actividades y ejercicios para cultivar la atención plena.

La mejor manera de practicar mindfulness con nuestros hijos y alumnos es a través de actividades simples, fáciles de comprender y divertidas. Como siempre decimos, nos gusta enseñar a nuestros pequeños a través de ejercicios divertidos para que se motiven y no lo vean como una obligación. 

Existen muchos ejercicios para practicar la atención plena, aunque todos se basan en la misma idea. El objetivo es prestar atención a alguna cosa o persona en particular.

En general, en las actividades debemos prestar atención a nuestros sentimientos, nuestra respiración, nuestro cuerpo o lo que ocurre en nuestro entorno.

Las prácticas de mindfulness se pueden practicar en cualquier parte. Es decir, podemos practicar tanto en casa como en clases. Si queremos realizar un ejercicio en el que prestamos atención a nuestro alrededor es muy interesante hacerlo al aire libre, ya sea en la playa, en el parque o en el campo. De este modo, podremos prestar atención a los colores del cielo, el sonido del viento, de los pájaros o del agua.

Beneficios del mindfulness para niños

El mindfulness aporta grandes beneficios a nuestros hijos y alumnos en edad preescolar. Nunca es tarde para comenzar con esta práctica pero cuanto antes lo aprendan mejor. Así, los mas pequeños podrán explorar diferentes ejercicios, mejorar su práctica y crear un hábito. 

¡Y eso no es todo!

¿Sabías que el mindfulness ayuda en el desarrollo de las habilidades fundamentales de la primera edad?

Algunas de estas habilidades son:

  • Prestar atención
  • Recordar información (vocabulario o conceptos nuevos)
  • Realizar varias tarea
    s al mismo tiempo
  • Relacionarse con otras personas 
  • Desarrollar su personalidad y emociones

Beneficios del mindfulness en el aula

Cada día mas y más personas descubren lo maravilloso que es el mindfulness y la importancia que tiene en el desarrollo de los más pequeños. Esto ocurre gracias a los estudios, libros y recursos que realizan diferentes expertos incluyendo médicos, psicólogos y educadores. 

¿Cuáles son los beneficios principales del mindfulness en el aula?

  • Mayor concentración, atención, autocontrol, participación en clase.
  • Mejora el rendimiento escolar, la capacidad de resolver conflictos y expresas sus emociones y su bienestar general.
  • Disminución de los niveles de estrés y depresión, ansiedad, comportamiento  y déficit de atención.

Ejercicios de mindfulness para niños

A continuación veremos algunos ejercicios entretenidos que podemos practicar con nuestros hijos y alumnos para calmar el estrés. Estos ejercicios ponen la atención en la respiración y en nuestro cuerpo.

  1. Ejercicio de respiración abdominal.

Al inhalar, el vientre se contrae ligeramente; y al exhalar, se expande. Muestra a los pequeños cómo deben prestar atención a la entrada y salida de aire en su cuerpo.  Haz varias rondas y vuelve a la respiración normal.

  1. La respiración del oso de peluche.

Esta es una gran variación de la práctica de la respiración abdominal para los mas pequeñitos. Pueden tumbarse con su osito o peluche favorito y colocarlo sobre la barriguita. A continuación, respiran lentamente y observan cómo el peluche se mueve hacia arriba y hacia abajo.

  1. Ejercicio de respiración consciente.

Simplemente tenemos que prestar atención a la respiración y sentir cómo se mueve el cuerpo. 

Una forma fácil y divertida de realizar este ejercicio es añadir imágenes y elementos de la naturaleza. Algunas de las imágenes más utilizadas son el lago y la montaña. 

Si eliges la meditación del lago puedes acompañar la respiración con frases mientras repites “soy un lago”, “estoy tranquilo”.

Si eliges una montaña puedes repetir “soy fuerte”. 

Esta técnica ayuda a calmar la mente, a concentrarse en un elemento, a dejar volar la imaginación y a sentirse más seguros. 

Mindfulness en familia

¿Quién puede practicar mindfulness? Esto es lo más curioso. 

Todos podemos practicarlo y descubrir sus ventajas: mamás, papás, maestras, maestros, niños preescolares, adolescentes…

Una de las mejores formas de enseñar la atención plena a nuestros hijos es hacerlo en familia. Les enseñamos una práctica con beneficios para ellos y para nosotros al mismo tiempo que compartimos un tiempo de calidad. 

¿Quieres descubrir el primer ejercicio de mindfulness en familia?

No te pierdas este ejercicio del psicólogo y educador Christopher Willard.

Vamos a comenzar con una meditación sencilla para cultivar la generosidad en pocos pasos. 

  • ¿Qué vamos a cultivar? La bondad y la generosidad.
  • ¿Cuál es nuestro objetivo? Desearle buenos deseos a los demás y ser compasivos.  

Pasos a seguir:

  1. Buscamos una posición cómoda para nosotros y para nuestros hijos o alumnos. También podemos colocar una mano sobre el corazón. Dejamos que los ojos se cierren o bajamos la mirada hacia el suelo. Normalmente nos concentramos con más facilidad si cerramos los ojos. 
  2. A continuación debemos traer a la mente a alguien a quien realmente respetamos y admiramos. Puede ser nuestro papá o mamá, alguien de la familia, un profesor o cualquier persona a la que admiremos.
  3. Observamos como nos sentimos al traer a esta persona a nuestra mente. Aquí podemos preguntar a los más pequeños qué sienten cuando piensan en esa persona.
  4. Pedimos un deseo amable y se lo enviamos a esa persona.
  5. En este paso, recordaremos a otra persona distinta. Una persona a la que quieres y por la que te preocupas. Puede ser un familiar, un amigo, un conocido o un querido. Trae a la mente a esa persona y envíale un deseo amable.
  6. Después, vamos a traer a nuestra mente a alguien que nos haya frustrado últimamente, alguien que sea un poco difícil. En este caso puede ser un hermano con el que tus hijos o alumnos se han enfadado, un amigo del colegio, un profesor o cualquier otra persona. Vamos a perdonarles, a enviarles un deseo amable o algo bonito para su vida.
  7. Por último, vamos a detenernos y a observar cómo se siente nuestra mente y nuestro cuerpo tras finalizar la práctica. Abrimos nuestros ojos lentamente si han estado cerrados. Observamos si hemos sentido algo nuevo. Puede que ahora nos sentimos más felices, más aliviados. Preguntamos a nuestros pequeños cómo se sienten. 

Qué debemos evitar en nuestra práctica

Es muy importante conocer qué es el mindfulness y qué ejercicios son adecuados para nuestros hijos y alumnos. Sin embargo, como mamás y maestras no expertas en el tema debemos recordar algunas cosas que no debemos hacer cuando comenzamos a practicar en familia. 

  • No debemos estresarnos.

Al principio nos costará un poquito practicar la atención plena y enfocarnos en un solo elemento. Podemos empezar con ejercicios de 5 o 10 minutos y poco a poco aumentar el tiempo. Recuerda que lo más importante es pasarlo bien con nuestros pequeños y crear un hábito. Si insistimos demasiado o nos frustramos, los niños no querrán practicar y no podremos ver los beneficios tan maravillosos del mindfulness

  • Evita practicar mindfulness solo cuando surgen problemas.

Introduce el mindfulness a diario, poco a poco y evita realizar estos ejercicios cuando los pequeños se metan en problemas y queramos que practiquen “estar en calma”. Debes presentar estas actividades como herramientas que se usan en cualquier situación para el bienestar de toda la familia. 

Recursos para mejorar la práctica de mindfulness.

Para finalizar, me gustaría compartir contigo algunos libros sobre mindfulness para niños (y para toda la familia). Espero que te gusten. 

  • Mindfulness para niños: Tranquilos y atentos como una Rana (Eline Snel)
  • Mindfulness para mamás y maestras – Mindfulness en la vida cotidiana (John Kabat-Zinn)

Recordemos que todos los niños de cualquier edad pueden disfrutar y sentir los beneficios del mindfulness. También las mamás, papás y maestros. 

Desde apreciar los pequeños momentos, hasta aprender a controlar la ansiedad y aumentar nuestra felicidad. 

No es tan difícil como parece. Tan solo tenemos que practicar la atención plena y valorar el momento presente que está ante nosotros con amabilidad, aceptación, respeto y gratitud. 

En resumen, todos podemos ser más felices y aprender a apreciar el tiempo gracias al mindfulness

Espero te haya gustado este post, me cuentas si te animas a practicarlo.  

Gaby. 

 

Fuentes:

https://www.mindful.org/mindfulness-for-kids/
https://www.elpradopsicologos.es/blog/mindfulness-para-ninos/

https://www.mindful.org/mindfulness-in-education/

https://www.bbcgoodfood.com/howto/guide/10-mindfulness-exercises-kids

https://www.nytimes.com/guides/well/mindfulness-for-children

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.